El poder de transformar

Muchas veces vivimos sin ser conscientes de que Jesucristo está entre nosotros y de esa forma nos perdemos lo maravilloso de sentirnos amados y consolados por Él.

Jesús no se marchó con su muerte y resurreccion. Prometió estar entre nosotros hasta el final de los tiempos porque no es un Dios distante sino todo lo contrario. Es cercano, vive por y para el hombre, para escucharnos y darnos fuerzas en nuestro día a día.

El problema al que nos enfrentamos es dejar a Jesús en el olvido, como si se hubiera marchado para siempre. Nuestra rutina diaria nos impide en ocasiones tenerle presente.

Sin embargo, al Señor le gusta que le queramos y confiemos en Él, que no le demos la espalda porque Jesús dio su vida por nosotros y es justo que le sintamos vivo y presente, siendo plenamente conscientes de que sólo Él tiene el poder de transformar nuestro día a día en algo maravilloso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s