Publicaciones destacadas

El Amigo que nunca falla

​El Amigo que Nunca Falla es un blog para dar a conocer el lado más humano de Jesucristo. Desde mi perspectiva católica, ofrezco una reflexión humilde sobre la figura de Jesús, sobre Su faceta cercana, próxima al hombre, que puede resultar poco conocida.

Jesús es el Amigo que nunca falla. Desea que nos acerquemos a Él sin miedo, que conversemos con Él como lo haríamos con nuestro mejor amigo: con confianza, contándole todo aquello que nos preocupa, nos duele, nos obsesiona o simplemente nos hace sufrir.

Jesús nos escucha siempre y nunca defrauda. Por eso es el Amigo que nunca falla. Siempre está dispuesto a salir a nuestro encuentro, a escucharnos y apoyarnos, especialmente en los peores momentos: esos en los que flaquean las fuerzas para seguir adelante, en los que hemos tirado la toalla o perdido toda esperanza por diversos motivos: una enfermedad, el duelo por un ser querido, un cargo de conciencia por algo que pudimos hacer por una persona y no hicimos…

En este punto, os animo a que cada uno de vosotros reflexione sobre su propia cruz, la que os entristece, os duele y no os deja vivir en paz. Jesús nos invita a compartir con Él nuestra cruz, a soportar ese peso con el Señor, dándonos fuerzas para continuar el camino con plena confianza en Su Amor, Bondad y Misericordia hacia nosotros.

Hablemos con Jesús sin miedo, con confianza, siendo conscientes de que siempre nos escucha y ayuda, transformando nuestro dolor en alegría, nuestro desconsuelo en tranquilidad y nuestros miedos en barreras caídas.

post


II Jornadas de retiro en Cracovia

II Jornadas de retiro en Cracovia

El Apostolado de la Divina Misericordia de Albacete organiza las II Jornadas de retiro junto a santa Faustina Kowalska y san Juan Pablo II, que tendrán lugar en Cracovia (Polonia), entre los días 17 y 21 de febrero de 2023.

Se trata de una experiencia única para conocer sobre el terreno el culto a la Divina Misericordia, ya que se visitarán diversas ciudades polacas y enclaves vinculados a santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia, y al papa san Juan Pablo II, como son los Santuarios de la Divina Misericordia y de San Juan Pablo II.

Además, el retiro incluye la visita a otros lugares relacionados con san Juan Pablo II, como la Catedral de Wawel, la Basílica de Santa María Virgen y la Iglesia de San Estanislao de Kostka.

El retiro se completa con excursiones a las ciudades polacas de Kalwaria, centro de peregrinación mariana de la “Pequeña Polonia”, y Wadowice, pueblo natal de san Juan Pablo II.

Es importante destacar que este viaje está restringido exclusivamente a personas que vivan en España, ya que la salida se efectuará desde la ciudad de Alicante y los organizadores solo pueden controlar a las personas que se desplacen desde España para ir directamente al aeropuerto. Os lo comento porque muchos lectores me seguís desde otros países y es necesario aclararlo para que no se produzca confusión.

El precio del viaje es de 710 euros por persona, con un suplemento de 60 euros por habitación individual. El precio incluye billete de avión en línea regular Ryanair Alicante– Cracovia – Alicante,  transfer hasta el alojamiento en Domu Duszpasterskiego en Lagiewniki (en el mismo Santuario de la Divina Misericordia), autobús de traslado para las excursiones, alojamiento en habitación doble, régimen de pensión completa y seguro de viaje.

Las personas interesadas en participar en este retiro deben realizar antes del 15 de noviembre un ingreso de 210 euros en la cuenta bancaria de Unicaja ES56-2103-7403-1100-3000-5117, necesario para poder sacar el billete de avión, cuyo importe no podrá devolverse en caso de baja. Además, la organización avisa que el precio del viaje puede variar dependiendo del coste del billete de avión en el momento de hacer la inscripción. Los demás ingresos (de 250 €) deben realizarse antes del 20 de diciembre y del 31 de enero de 2023.

En concepto, se debe indicar el nombre y apellidos de la persona que acuda al viaje. Los resguardos de ingreso han de enviarse, junto con la fotocopia del DNI, domicilio y teléfonos de contacto, al correo electrónico divinamisericordia@diocesisalbacete.org, indicando también el nombre de la persona con quien se vaya a compartir la habitación. Si os surge cualquier duda, también os atienden en el teléfono móvil 609669882.

Por último, os dejo el enlace al Programa completo de las II Jornadas de retiro junto a santa Faustina Kowalska y san Juan Pablo II y el formulario de inscripción.


Fiesta de santa Faustina Kowalska

El 5 de octubre, la Iglesia celebra la Fiesta de santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia, que falleció tal día como hoy de 1938.

En el Diario: la Divina Misericordia en mi alma, santa Faustina escribió antes de su muerte cómo era consciente de que su salud se estaba deteriorando. Sin embargo, ella anhelaba encontrarse con Dios:

(…) “Veo y me doy cuenta claramente de lo que pasa conmigo; a pesar del cuidado de las Superioras y los esfuerzos de los médicos mi salud está agotándose y huyendo, pero me alegro enormemente de Tu llamada, oh Dios mío, Amor mío, porque sé que en el momento de la muerte empezará mi misión. Oh, cuánto deseo ser librada de este cuerpo. Oh Jesús mío, Tú sabes que en todos mis deseos quiero ver siempre Tu voluntad. De por mí no quisiera morir ni un minuto antes ni tampoco vivir un minuto más, ni que disminuyan los sufrimientos ni que aumenten, sino que deseo únicamente lo que sea conforme a Tu santa voluntad. Aunque mi entusiasmo es grande, y mis grandes deseos arden en el corazón, pero nunca es por encima de Tu voluntad” (Diario, 1729).

Coincidiendo con la Fiesta de santa Faustina Kowalska, quiero compartir con vosotros el video que ha publicado la Asociación de los Apóstoles de la Divina Misericordia Faustinum, que es un precioso homenaje al fallecimiento de santa Faustina y a la confianza en la Divina Misericordia.


Novena a santa Faustina Kowalska

El 26 de septiembre comienza la Novena a santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia, para pedir su intercesión. El rezo de la Novena finaliza el 4 de octubre, un día antes de que la Iglesia conmemore su festividad.

A continuación, os dejo el texto íntegro para cada día de la novena:

PRIMER DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del primer día

“Mientras oraba oí estas palabras: ‘Hija Mía, que tu corazón se llene de gozo. Yo, el Señor, estoy contigo, no tengas miedo de nada, estás en Mi Corazón’. En aquel momento conocí la gran Majestad de Dios y comprendí que nada puede compararse con un solo acto de conocimiento de Dios. Toda grandeza externa desaparece como polvo frente a un solo acto del conocimiento más profundo de Dios” (Diario, 1133).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final 

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

SEGUNDO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del segundo día

“Paso cada momento libre a los pies de Dios escondido. Él es mi Maestro, le pregunto por todo, con Él hablo de todo, de allí saco fuerza y luz, allí aprendo todo, de allí me llegan las luces sobre el modo de comportarme con el prójimo. Desde el momento en que salí del noviciado, me encerré en el tabernáculo con Jesús, mi Maestro. Él Mismo me atrajo a este fuego de Amor vivo, alrededor del cual se concentra todo” (Diario, 704).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, Vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

TERCER DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del tercer día

“Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido. (…) Después de un momento, Jesús me dijo”: Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma: Jesús, en Ti confío” (Diario, 47).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

CUARTO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del cuarto día

Jesús dijo a santa Faustina: “Sé misericordiosa con los demás como Yo soy Misericordioso contigo y cuando adviertas que tus fuerzas se debilitan, ven a la Fuente de la Misericordia y fortalece tu alma, y no pararás en el camino” (Diario, 1486).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

QUINTO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del quinto día

“Nada confunde ni asusta a un alma humilde. He dirigido mi vuelo hacia el ardor mismo del sol y nada logrará bajármelo. El amor no se deja encarcelar, es libre como una reina, el amor llega hasta Dios” (Diario, 450).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

SEXTO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del sexto día

“Ayúdame, ¡oh Señor!, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarla. Ayúdame a que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos. Ayúdame, ¡oh Señor!, a que mi lengua sea misericordiosa para que jamás hable negativamente de mis prójimos sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos” (Diario, 163).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

SÉPTIMO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del séptimo día

El Señor dijo a santa Faustina: “Toma tantos tesoros de Mi Corazón cuantos puedas llevar… No tomes estas gracias solamente para ti, sino también para el prójimo, es decir, invita a las almas con las cuales estás en contacto a confiar en Mi Misericordia infinita. ¡Oh, cuánto amo a las almas que se me han confiado totalmente, haré todo por ellas!” (Diario, 294).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

OCTAVO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del octavo día

“¡Oh Jesús mío!, cada uno de tus santos refleja en sí una de Tus virtudes, yo deseo reflejar Tu Corazón Compasivo y lleno de Misericordia… Que Tu Misericordia, ¡oh Jesús!, quede impresa sobre mi corazón y mi alma como un sello y este será mi signo distintivo en esta vida y en la otra” (Diario, 1242).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

NOVENO DÍA

La Señal de la Santa Cruz

Por la Señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

¡Señor mío, Jesucristo!
Dios y Hombre verdadero,
Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas,
me pesa de todo corazón haberos ofendido;
también me pesa porque podéis castigarme con las penas del Infierno.
Ayudado de Vuestra Divina Gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.
Amén.

Oración a santa Faustina

¡Oh Jesús, que hiciste de santa Faustina una gran devota de Tu infinita Misericordia, concédeme por su intercesión, si fuera esto conforme a Tu Santísima Voluntad, la gracia de (pedir gracia) que te pido! Yo, pecador, no soy digno de Tu Misericordia, pero dígnate mirar el espíritu de entrega y sacrificio de sor Faustina y recompensa sus virtudes atendiendo a las súplicas que a través de ella te presento confiando en Ti.

Lectura del noveno día

“Dios es muy Generoso y no rehúsa a nadie Su Gracia, da más de lo que nosotros le pedimos. La fidelidad en el cumplimiento de las inspiraciones del Espíritu Santo es el camino más corto” (Diario, 291).

Oración para pedir su intercesión

Santa María Faustina, tú nos dijiste que tu misión continuaría después de tu muerte y que no nos olvidarías. Nuestro Señor te concedió un gran privilegio cuando te dijo que distribuyeras las gracias como tú quisieras, a quien tú quisieras y cuando tú quisieras. Confiando en esta promesa, te pido tu intercesión por las gracias que necesito…

(Se hace la petición).

Ayúdame, sobre todas las cosas, a confiar en Jesús como tú lo hiciste y así glorificar Su Misericordia a cada instante de mi vida. Amén.

Se reza un Padre Nuestro, Avemaría y Gloria. Se repite tres veces: `santa María Faustina, ruega por nosotros´.

Oración de santa Faustina por los pecadores (Diario, 72)

“Jesús, Verdad Eterna, vida nuestra, te suplico e imploro Tu Misericordia para los pobres pecadores. ¡Oh Sacratísimo Corazón, Fuente de Misericordia de donde brotan rayos de gracias inconcebibles sobre toda la raza humana! Te pido luz para los pobres pecadores.

¡Oh Jesús, recuerda Tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan almas redimidas con tan Preciosa, Santísima Sangre Tuya. Oh Jesús, cuando considero el alto precio de Tu Sangre, me regocijo en Su Inmensidad porque una sola gota habría bastado para salvar a todos los pecadores!

Aunque el pecado es un abismo de maldad e ingratitud, el precio pagado por nosotros jamás podrá ser igualado. Por lo tanto, haz que cada alma confíe en la Pasión del Señor y que ponga su esperanza en Su Misericordia. Dios no le negará Su Misericordia a nadie. El Cielo y la Tierra podrán cambiar, pero jamás se agotará la Misericordia de Dios.

¡Oh, qué alegría arde en mi corazón, cuando contemplo Tu Bondad inconcebible, oh Jesús mío! Deseo traer a todos los pecadores a Tus pies para que glorifiquen Tu Misericordia por los siglos de los siglos”.

Oración final

Se repite tres veces la siguiente oración compuesta por santa Faustina:

“¡Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío!” (Diario, 84).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.